Sexualidad Sagrada

Sexualidad Sagrada

 

Cuando estamos con nuestra pareja y los besos empiezan a ser más intensos, las caricias, los abrazos aumentan las ganas de sentir y expresar lo que sienten el uno por el otro, es un momento sagrado para entrar y descubrir un mundo diferente de la sexualidad. El sexo tántrico es una práctica de origen oriental que tiene como objetivo el disfrutar del sexo como una danza, una armonía entre los dos cuerpos, dos seres.

La meditación y el amor se unen en el sexo tántrico, este se convierte en un encuentro para compartir con nuestro amante externo acercándonos al amante interior, en este momento no se mendigan sentimientos sino que se abren dos almas para compartirse la una con la otra.

El sexo tántrico se basa en el Tantra, una filosofía de vida milenaria con más de 4.000 años de antigüedad. Esta filosofía utiliza la energía sexual para conseguir una conexión mucho más fuerte y sincera con uno mismo, como pasa cuando practicamos yoga o meditamos. Esta corriente oriental tiene 4 llaves principales para poder conseguir una vida feliz y poder practicar el sexo tántrico, estas son:

  1. Vive el momento presente: enfócate en los sensaciones del sexo y no distraigas tu mente en otros asuntos.
  2. Acéptate a ti misma y a los demás: acéptate como eres y acepta a tu pareja como es.
  3. Sigue un movimiento armónico y fluido: danza con tu pareja, en un ritual de sexo tántrico se prepara la atmósfera, la luz, los olores y todo lo relacionado con los sentidos.
  4. Expresa lo que sientes y piensas: decir lo que te gusta o no y pedir algo si quieres recibirlo.

Esta práctica es una experiencia maravillosa de expansión de conciencia, en ella se aumenta la búsqueda creativa desde cualquier aspecto de la vida que nos conecta con el “aquí y ahora”, con nuestro ser y el de nuestra pareja. El sexo tántrico no es una técnica, sino la similitud y afinidad desde cualquier posibilidad física y espiritual. El tantra va más allá del sexo o la penetración. Es la reflexión del amor y del cuerpo, una meditación, el despertar y juego de los sentidos, la observación contemplativa del amante.

El Tantra dice que para disfrutar de la vida hay que primero aceptarse a uno mismo tal como es y a los demás. En la sexualidad sagrada ocurre lo mismo, debemos ser conscientes de nuestras virtudes y defectos. Hay que poner en él sexo todos los sentidos; sino,  no lograremos alcanzar el máximo placer. De igual manera debe haber un equilibrio y armonía entre tu y tu pareja. 

Recuerda que la meta del sexo tántrico no es la eyaculación o el orgasmo, sino potenciar el placer  mediante besos, caricias y miradas para que fluya la energía sexual, dejando atrás los tabúes y, sobre todo, las prisas. La experiencia sexual es más intensa porque pone toda la atención en la práctica misma.

Las mujeres sentimos nuestra sensualidad y amor desde el corazón y a través de él la proyectamos, los hombres desde sus órganos sexuales, esto genera una circulación energética (como el ying-yang!) que se complementa y genera equilibrio. La energía del corazón femenino transmite y desde su yoni recibe, así mismo el hombre recibe del corazón y entrega su energía vital a través de su lingam. Es el circuito de energía sagrada, complementaria y generadora de vida y placer.

Listos para una experiencia sensual y sensitiva en el presente de nuestra vivencia humana?

 

MS

2 comentarios en “Sexualidad Sagrada

  1. Hola, felicitaciones por.el blog, tengo una pregunta, el sexo oral estaría bien dentro del tanta ?

    1. Hola Gloria!
      Gracias por tu interés!! claro que si, dentro del tantra la relación de nuestros sentidos es la principal característica, así que el sexo oral hace parte! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *